VERANO

Verano, ya me voy. Y me dan pena
las manitas sumisas de tus tardes.
Llegas devotamente; llegas viejo;
y ya no encontrarás en mi alma a nadie.
Verano! y pasarás por mis balcones
con gran rosario de amatistas y oros,
como un obispo triste que llegara
de lejos a buscar y bendecir
los rotos aros de unos muertos novios.
Verano, ya me voy. Allá, en setiembre
tengo una rosa que te encargo mucho;
la regarás de agua bendita todos
los días de pecado y de sepulcro.
Si a fuerza de llorar el mausoleo,
con luz de fe su mármol aletea,
levanta en alto tu responso, y pide
a Dios que siga para siempre muerta.
Todo ha de ser ya tarde;
y tú no encontrarás en mi alma a nadie.
Ya no llores, Verano! En aquel surco
muere una rosa que renace mucho... Firma de César Vallejo Buscar libros de César Vallejo en Amazon Buscar ebooks de César Vallejo en la tienda Kindle de Amazon

Comentarios

No hay comentarios para esta poesía, se el primero en comentar rellenando el formulario situado debajo.

Envia tu comentario

Sobre la web

Palabras y vidas es una web donde encontrarás todo tipo de frases célebres, citas, refranes y proverbios. También podrás consultar y descargar en formato PDF las biografías de tus personajes favoritos, buscar palabras en el diccionario o leer poesía en nuestra sección de poemas.

Logo de google +
Logo de facebook
Logo de twitter
Logo de linkedin
Logo de tuenti