Serpea el sol en tu mano fresca

Serpea el sol en tu mano fresca,
y se derrama cauteloso en tu curiosidad.

Cállate. Nadie sabe que estás en mí,
toda entera. Cállate. No respires. Nadie
sabe mi merienda suculenta de unidad:
legión de oscuridades, amazonas de lloro.

Vanse los carros flajelados por la tarde,
y entre ellos los míos, cara atrás, a las riendas
fatales de tus dedos.
Tus manos y mis manos recíprocas se tienden
polos en guardia, practicando depresiones,
y sienes y costados.

Calla también, crepúsculo futuro,
y recójete a reír en lo íntimo, de este celo
de gallos ajisecos soberbiamente,
soberbiamente ennavajados
de cúpulas, de viudas mitades cerúleas.
Regocíjate, huérfano; bebe tu copa de agua
desde la pulpería de una esquina cualquiera. Firma de César Vallejo Buscar libros de César Vallejo en Amazon Buscar ebooks de César Vallejo en la tienda Kindle de Amazon

Comentarios

No hay comentarios para esta poesía, se el primero en comentar rellenando el formulario situado debajo.

Envia tu comentario

Sobre la web

Palabras y vidas es una web donde encontrarás todo tipo de frases célebres, citas, refranes y proverbios. También podrás consultar y descargar en formato PDF las biografías de tus personajes favoritos, buscar palabras en el diccionario o leer poesía en nuestra sección de poemas.

Logo de google +
Logo de facebook
Logo de twitter
Logo de linkedin
Logo de tuenti