Colabora

Si te gusta nuestra web puedes realizar un donativo para ayudarnos a mantenerla. Muchas gracias.

Diccionario

La música en Sol doblegaba nuestra indiferencia.

El sol caía sobre Puerta del Sol. Digo yo caía como caen los pétalos de una flor sobre la tierra húmeda cuando el enamorado la deshoja pensando en la persona amada. Digo yo caía como caen en su desprendimiento de la rama del árbol las hojas que los aires de otoño arrastran a su paso. Caía sí, caía y abrazaba nuestros cuerpos con la luz clara que brilla y con el calor frío de mediados del invierno aquí en España.
Era las cuatro de la tarde, quizá un poco menos, y bajo el oscuro bronce del Oso y el Madroño un cuartero musical rendía tributo a los instrumentos de viento y cuerda. El público vencido y atraído por la corriente suave y ligera de la música se recogía apretadamente, formando un arco, sin romper el punto límite que diferencia y distancia a los músicos de quienes los escuchan. En ese espacio pequeño y despejado de una plaza pública, por delante de quienes dejan escapar las notas, solo puede estar por estética, por libertad y por costumbre, el estuche de la guitarra abierto y los Cd´s que promociona y vende el cuarteto. De aquí hasta allá, hasta donde el público permanece incólume en cuerpo, aunque estremecido por dentro, la música viaja, pasea por los pliegues y dobleces abultados de la ropa que el público lleva puesta para vencer el frío. Asciende, pasa por encima y entre los cabellos, penetra en los oídos cuanto puede y lo demás patina hacia la profundidad de los callejones pavimentados.
Viajando de manera distraída por aquellos, mientras con los zapatos golpeamos seca y holgadamente el suelo adoquinado, y entre los ruidos de los coches y los murmullos de la gente y el silbido del viento que vuela irrefrenable avanzamos, un hilo musical apenas audible al comienzo y que poco a poco se va escuchando más fuerte, nos arrastra explicablemente hasta su origen. Y es que el corazón responde y se comprime y aligera porque la música, como flecha elaborada de los matices y sonidos nacidos de la naturaleza, quiebra de forma suave su resistencia.
De pie, atrapados por la música, especialmente por el sonido que sale del siku, nos olvidamos de la agitada vida que fluye y refluye a nuestro lado. La música nos aísla y nosotros aceptamos su mandato. Hemos caído a sus pies, obligándonos sin proponérselo a entregarle rendida nuestra aparente indiferencia.


Javier Marín Agudelo
Escritor y Ensayista 2015
Derechos reservados.

La letra de Wilde: http://www.blogger.com/

Comentarios

R9Ghwsu9   el 04 de Feb de 2017 a las 09:43:02

&#era1;b2illiant(eng)””g8ni2l” superlativ absolut, nu stiu, mai pot vedea vreodata un film cel putin la valoarea acestuia? daca stiti va rog sa`mi spuneti si va raman recunoscator!

Envia tu comentario

Sobre la web

Palabras y vidas es una web donde encontrarás todo tipo de frases célebres, citas, refranes y proverbios. También podrás consultar y descargar en formato PDF las biografías de tus personajes favoritos, buscar palabras en el diccionario o leer poesía en nuestra sección de poemas.

Logo de google +
Logo de facebook
Logo de twitter
Logo de linkedin
Logo de tuenti